La falta de mano de obra bloquea el sector tecnológico en Alemania

Compartir

Bernd Volcker dirige una empresa de programas informáticos y busca desesperadamente comerciales bien formados, pero la impopularidad de algunos oficios en Alemania sumado a las restrictivas condiciones de inmigración para extranjeros cualificados dificultan la tarea de contratar nuevos empleados.

Sin embargo, su empresa, Infopark necesita con urgencia personal. "En noviembre tuvimos que decir 'no' por primera vez a un contrato", lamenta Volcker. "Intentamos repartir las tareas y hacer esperar a nuestros clientes. No se lo toman bien pero aceptan porque la situación es igual en todas partes", explica.

Infopark, que tiene 13 puestos vacantes sobre un total de 80, no es un caso especial. En Alemania, actualmente faltan unos 43.000 expertos en el sector de las tecnologías y las pérdidas se cuentan "por miles de millones" en esta rama de la industria, según August-Wilhelm Scheer, presidente de la federación de empresas de tecnología Bitkom.

Y las empresas no se cansan de ofrecer ventajas a sus empleados. "Pagamos bien, hay primas, el ambiente es bueno, todo el mundo se tutea y estamos pensando en crear una guardería para los hijos de los trabajadores", cita Volcker.

Pero no sirve de nada. La evolución demográfica por un lado y el escaso interés de los estudiantes por las materias científicas, por otro, reducen el número de candidatos a los puestos de programadores, ingenieros de telecomunicaciones y otros expertos en seguridad informática.

A corto plazo, la solución sería contratar extranjeros. Volcker por ejemplo, no tendría ningún problema en admitir en su plantilla a indios o chinos, pero en Alemania, la inmigración de personal cualificado se enfrenta a restricciones enormes.

Por ejemplo, los candidatos deben justificar un contrato de trabajo de un salario anual de 85.000 euros, es decir casi tres veces más de lo que Volcker paga a sus programadores recién contratados.

Los profesionales del mercado de la tecnología alemán esperan que el Gobierno flexibilice las condiciones de entrada de personal cualificado extranjero.

Sin embargo, la canciller, Angela Merkel y su ministro de Economía, Michael Glos, han sido muy claros. Mientras siga habiendo tres millones de desempleados en Alemania, la prioridad es para los alemanes y lo más importante es cualificar la mano de obra local.

Y Merkel tiene varias ideas para mejorar la situación, como hacer más atractivas las asignaturas científicas, formar a los desempleados o facilitar la entrada de las mujeres en estos sectores ofreciendo por ejemplo una guardería para sus niños.

Todas las propuestas son bienvenidas, según Volcker, pero no hacen que la situación mejore a corto plazo.

Fuente: Yahoo
Compartir
  #1  
Creado: 11-Dec-2007, a las 09:23 Vistas: 452
Creado por: Nafer Nafer está desconectado (05-October-2007 | 3.524 Mensajes.)