Mejor Conocimiento del Cambio Climático Identificando la Variabilidad Solar

Compartir

Durante las últimas tres décadas, numerosos científicos de la NASA han investigado la relación entre el Sol y la Tierra. Usando instrumentos ubicados en vehículos espaciales, como el satélite SORCE, han estudiado cuánta energía solar ilumina la Tierra, y explorado lo que sucede con esa energía una vez que penetra en la atmósfera.

Unos científicos del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, y de la Universidad de Colorado en Boulder, han afinado resultados previos sobre el alcance exacto del papel del Sol en el cambio climático global que está en marcha.

La cantidad de energía que alcanza la atmósfera exterior de la Tierra es llamada "radiación extraterrestre". La radiación extraterrestre es variable en muchas escalas temporales diferentes, que van desde segundos hasta siglos, debido a cambios en la actividad solar.

El Sol atraviesa un ciclo de aproximadamente 11 años de actividad, que va desde tormentosa hasta tranquila, y luego vuelve a encresparse. La actividad solar se registra frecuentemente cerca de las manchas solares, regiones oscuras del Sol causadas por campos magnéticos concentrados. La radiación extraterrestre medida es mucho más alta durante el máximo solar, cuando el ciclo de las manchas solares y la actividad solar están en una fase alta, al contrario del mínimo solar, que es cuando el Sol está tranquilo y no suele haber manchas solares.

Las fluctuaciones en el ciclo solar afectan a la temperatura global de la Tierra en alrededor de una décima de grado Celsius, haciendo que sea ligeramente más caliente durante el máximo solar y más fría durante el mínimo solar. El Sol está actualmente en su mínimo, y el próximo máximo solar se espera para el 2012.



Durante el último siglo, la temperatura media de la Tierra ha aumentado en aproximadamente 0,6 grados Celsius. El calentamiento inducido por el Sol es tan sólo de aproximadamente 0,15 grados Celsius (25 por ciento) de esta cantidad, según algunos estudios realizados.

El clima terrestre depende del delicado equilibrio entre la radiación solar entrante, la radiación reflejada, la radiación térmica saliente y la composición de la atmósfera de la Tierra. Incluso pequeños cambios en estos parámetros pueden afectar al clima. Alrededor de un 30 por ciento de la energía solar que incide sobre la Tierra se refleja de regreso al espacio. Las nubes, los aerosoles atmosféricos, la nieve, el hielo, la arena, la superficie del océano e incluso los tejados desempeñan un papel en este sistema, al desviar los rayos incidentes. El restante 70 por ciento de la energía solar es absorbido por la tierra, el mar, y la atmósfera.

Los gases de efecto invernadero bloquean cerca del uno por ciento de la radiación térmica saliente que emana de la Tierra. El desequilibrio resultante entre la radiación solar entrante y la radiación térmica saliente presumiblemente causará que la Tierra se caliente durante las próximas décadas, con consecuencias tales como la aceleración de la fusión de los casquetes polares, la elevación del nivel del mar y un aumento de las probabilidades de aparición de patrones meteorológicos globales más violentos.

Fuente: Amazings Noticias
Compartir
  #1  
Creado: 17-Jun-2008, a las 10:27 Vistas: 624
Creado por: Nafer Nafer está desconectado (05-October-2007 | 3.524 Mensajes.)